16 jun. 2010

Un insulto a la justicia

No hace mucho, hubo una propuesta en el estado de Jalisco para que el Seguro Social le ofreciera a las mujeres víctimas de violación una pastilla anticonceptiva con el obvio fin de evitar embarazos no deseados, el gobernador del estado Emilio González Márquez hizo acopio de pendejez y se rehusó a esto, la discusión llegó a la suprema corte donde el ministro Sergio Salvador Aguirre Anguiano (medalla a la incompetencia) tampoco escatimó en pendejez para oponerse a esta medida, después de varios días el resto de los ministros ya hartos votaron pasándose la opinión de Anguiano por el idem y el señor ministro se la peló.

La más reciente controversia legal gira en torno a la tragedia ocurrida el 5 de junio de 2009 en la guardería ABC,Al final de la sesión, 8 de los 11 ministros (entre ellos Anguiano) determinaron que no era posible imputar responsabilidad en el caso a los altos mandos y con votación de 7 a favor y 4 en contra se resolvió que la subrogación es legal y por tanto las más de 1300 guarderías de las cuales solo el 4% cumple con los requisitos para su adecuado funcionamiento seguirán operando y con esto se manda a la chingada la propuesta del ministro Arturo Saldívar Lelo (que no lo fué tanto) de Larrea.

El esbelto ministro Anguiano dijo algo así como que cerrar las guarderías acabaría con las ilusiones de un gran numero de niños y se aventó un discurso en el que incluso habló de la moral y la ética y de sus raíces etimológicas, habló también de los principios y los valores, cuando los oyentes despertaron se enteraron de que básicamente había dicho que no hubo pedo.

¿Alguien puede decirle al caballero que su trabajo no es proteger ilusiones y esperanzas sino determinar la legalidad o ilegalidad de los casos de acuerdo a las leyes vigentes?, me pregunto y creo que no soy el único ¿Por qué le pagamos a este cabrón?, por un lado y con total ignorancia pretende defender la vida y por otro deja felizmente impunes a los encargados de cuidar las vidas de los niños, las omisiones de estas personas dejaron un saldo de 49 muertos y más de 70 heridos, no sé a qué interés obedeció su decisión pero la neta no me gustaría ser el ministro Anguiano cuando se tope de frente a los papás de esos niños o a cualquier mexicano inconforme, por lo menos se le acabó el poder salir tranquilo a la calle y tal vez el dormir en paz.


 
Sígueme en Twitter