12 jun. 2012

Justin Bieber en el Zócalo: Epic Fail

"Pinche Bunny Facio, debes querer mucho a tus lectores pa' estar aquí" pensé mientras esperaba pacientemente el momento en que el mozalbete maricón más famoso del planeta hoy en día tuviera la gentileza de dar inicio a su pinche concierto que pretendía cubrir para hacer esta nota, si estar en una multitud es incomodo per se, mi incomodidad se veia multiplicada por la clase de gentuza a mi alrededor, he concluido que hay pocas cosas tan irritantes como estar junto a un grupo de adolescentes reggaetoneros pero resistí con valentía y mantras mentales que evitaron un posible homicidio, un hombre apareció en el escenario diciendo que Justin aparecería con una cámara simulando que nos grabaría y que nosotros debíamos ver a su cámara, poco después el mocoso tragaleche apareció.

Las mocosas con sus padres y/o madres constituían el grueso del público así que como supondrán los gritos se tornaron abrumadores, influyó bastante el hecho de que la canción inicial fue "Baby", la rola con que la mayoría lo conocimos y detestamos, al terminar su canción y casi todas sus canciones, al buen Justin le daba por soltarse hablando, lo que el pendejo al parecer ignoraba es que el público a quien tantas cosas le decía no hablaba ni puta madre de inglés de modo que nadie respondía sus preguntas y la gente sólo gritaba cuando decía títulos de canciones o las palabras México city, al final del concierto se valió de una traductora para expresar su agradecimiento al público lo cual hubiera sido un punto a favor...si la pendeja supiera hablar inglés y traducir apropiadamente, cosa que no ocurrió.

En las canciones movidas Justin se la pasa brincando, no sé por qué, lo atribuyo a su juventud y energía o al hecho de que tal vez tiene algo incrustado en el culo pero son sólo hipótesis aunque esto es mejor que verlo sentado cantando canciones con guitarra acústica, una o dos están bien pero llega un punto en que aburre, si de Paul McCartney nadie se sabía sus canciones pues de este wey menos, con excepción claro de sus fans más aguerridas que no hablarán un pito de inglés pero bien que cantaban.

¿Han sentido deseos de dispararle a alguien en el culo para ver si la bala le sale por el craneo? Yo sí, precisamente en el concierto cuando una joven tal vez de unos 15 o 16 primaveras tuvo el desatino de lanzar un estruendoso y agudo grito en mi oido al final de una canción, por fortuna la tortura duró poco, el concierto empezó como a las 9 y acabó cerca de las 10:30 pm, en conclusión, trajeron a un cantante repudiado públicamente, cantó poco y el sonido era malo si lo comparamos con la chulada de audio que lograron con McCartney, el zócalo quedó convertido en un basurero gigante y me pregunto ¿cuanto habrá costado traerlo? y ¿en qué buena banda pudo gastarse ese dinero?. ¿Puntos a favor? Los polis no se vieron culeros con prensa y daban acceso aunque pasamos al area del público (lo cual no ayuda mucho que digamos), muchas niñas felices (y muchos padres emputados), no vi riñas ni percibí olor a mota, no llovieron ni agua ni orines ajenos y el concierto acabó a tiempo para regresar a casa en metro, creo que es todo lo que hay que decir.











Y pensar que antes de venir me encontraba en mi casa escuchando a Black Sabbath.
 
Sígueme en Twitter