23 ene. 2011

Marcha en apoyo a Kalimba

La tarde de este sabado 22 de enero se realizó una marcha en apoyo al cantante Kalimba quien se encuentra detenido por las acusación de violación que pesa en su contra, tomando la Victoria alada como punto de partida, la marcha integrada por amigos, fanáticos y simpatizantes del cantante que en su mayoría vestían de blanco, avanzó por Paseo de la Reforma y Av. Juarez hasta llegar al Hemiciclo a Juarez.

Una vez ahí se tomó un descanso que los presentes aprovecharon para externar mensajes de apoyo en los diferentes medios de comunicación que ahí se congregaron para finalmente unirse en una cadena de oración por la pronta liberación del intérprete, al terminar de rezar, uno de los organizadores de la marcha quien dirigió la oración, rompió en llanto por unos instantes.

La liberación debiese ocurrir pronto y no por intervención divina sino por las múltiples incoherencias en el caso (que pueden leer en mi post anterior) a no ser que el procurador se empeñe en encontrar un"chivo expiatorio" (cosa rara en México) o que en efecto sea capaz de demostrar la culpabilidad del ahora preso 1053 del CERESO de Chetumal, cosa que parece muy difícil.La marcha seguramente hubiera contado con más gente si en vez de ser en apoyo a Kalimba se hubiera hecho en pro de todos los presos inocentes pues seguramente muchas personas más se habrían sumado a la causa y se podría haber tomado a Kalimba como estandarte en una marcha multitudinaria.

Un punto más en contra fue la promoción de la marcha, no sé cuánto tiempo tomó organizarla y difundirla pero yo me enteré el día anterior y mucha gente ni siquiera se enteró de ella y aunque faltó la presencia de su familia y algunas celebridades amigas para darle un poco más de notoriedad, en general el balance es positivo, la gente parece convencida de la inocencia de Kalimba




















PD: Sabes que estás en una marcha de niñas fresas cuando en vez de mentar madres y gritar con furia se toman fotos sonriendo y haciendo señas "peace and love" mientras rien felices.
 
Sígueme en Twitter