12 ene. 2012

Firma de autógrafos de la Revista H para hombres: Ana Bekoa

Dichosos los ojos de aquellos que tuvieron la oportunidad de ver en vivo y en directo a Ana Bekoa el día de ayer en su firma de autógrafos de la revista H que una vez más se realizó en plaza galerías, hace mucho que no veía un cariño del público como el que ayer le expresaron a Ana (y eso que consta que voy a bastantes eventos).

Más de mil fans, gente ociosa, stalkers y desde luego chaqueteros y pervertidos reunidos para ver a Anita, la hermosura que afortunadamente abandonó sus estudios en turismo para inundar de belleza las pantallas de la televisión mexicana.La actriz a quien muchos relacionan sentimentalmente con Jose Manuel Figueroa (cosa que ciertamente dudo pues Ana parece ser una persona de buen gusto) le firmo a todos y cada uno y se tomó foto con todos (bueno, conmigo no aunque el intento se hizo) y les agradeció uno a uno el haber ido a la firma, mejor muestra de sencillez no puede haber, será por eso que hasta porra había, eso y lo que parecía ser un fan club, sin duda bien merecido.

Y va la mejor parte, Ana terminó de firmar, pasé como hora y media esperando a que acabara de firmar para poder tomarme la foto con ella con calma y entrevistarla pero no fue así, salió de la plaza, subió a una camioneta y firmó mi revista mientras su chofer acomodaba no se qué en la parte trasera, momento que hábilmente aproveché para pedirle una foto a Ana y ella como el angel que es, accedió (foto que por cierto no tomaron, ¡maldita sea!) después el chofer volvió a subir al vehículo y bajó una vez más al parecer a cerrar la cajuela.

Si alguna vez dije que moriría feliz al lado de Ana Bekoa me refería más bien a pasar el resto de nuestras vidas juntos, no a morir aplastado por un chofer y una camioneta, lo digo porque el tipo bajó con el auto encendido y dejó la puerta abierta, no se cómo pero el vehículo se fue en reversa empujando al chofer que a su vez me empujó a mi, la camioneta fue a dar contra el vidrio de una clínica dental y cito a los ahí presentes "chingó a su madre" (supongo que Ana puede olvidarse de recibir tratamiento gratuito ahí).

¿El saldo? Un vidrio roto, cero heridos y seguramente un par de empleados de la clínica con los calzones sucios, todo esto es irrelevante siempre y cuando Ana se encuentre bien, es difícil precisar esto porque el chofer inmediatamente subió a la camioneta y abandonó el lugar más rápido que Flash con diarrea.Como fin de esta nota este consejo les dejo, apague su auto antes de bajarse, ¡NO SEA PENDEJO.
 











PD:Anita, si lees esto, mi experiencia cercana a la muerte amerita minimo fotito y entrevista ¿no?.
 
Sígueme en Twitter