19 abr. 2014

Crónica de mi "no asalto"

A eso de las 10:15 pm estaba cenando muy a gusto en un KFC (cuyo pollo recomiendo ampliamente) cuando de pronto vi que un tipo se acercó al mostrador y brincó encima de el, pensé que era uno de los empleados ya cambiado que regresó a cotorrear con sus amigos pero no, se trataba de un asalto, el chaquetin en cuestión estaba robando dinero de la caja; atrás de él llegó otro, un reggaetonero armado (sobra decir que era reggaetonero porque es básicamente un axioma, si es delincuente tiene que ser reggaetonero por lógica)

El malandrín nos amenazó con pegarle un plomazo al primero que saliera y nos llamó "hijos de su puta madre" por lo cual me molesté bastante y decidí romperle su madre porque hasta ahora carezco de evidencia sobre el hecho de que mi madre practique el oficio más antiguo del mundo (no puedo afirmar que no sea así pero considerando que mi madre es o fue una coneja lo dudo mucho) pero la suculencia de mi pollo era tal que opté por seguir disfrutándola, voltee a ver al reggaetonero armado y seguí comiendo, ambos delincuentes se fueron según escuché con algo así como 1600 pesos. Tan pronto acabó el asalto apareció el caguengue de seguridad y poco después pararon una patrulla y llegó la policía e hicieron su desmadre. 


Le sugerí a uno de los empleados que pusiera en el reporte que también le robaron todas las Ke tiras y que nos las repartieramos pero no lo hizo, como sea fué divertido.

PD: Para lograr esa actitud de valemadrismo se requiere un nulo deseo de vivir como el mio por lo que difícilmente ustedes podrán lograrlo, no lo tomen como una lección.
 
Sígueme en Twitter